Informe Inicial

El primer paso de este proyecto es determinar la situación actual desde una perspectiva agro-climática. El incremento de la concentración atmosférica de CO2, el aumento de las temperaturas, los cambios en los patrones de precipitaciones anuales y estacionales y en la frecuencia de fenómenos extremos – todos estos aspectos climáticos afectarán al aprovisionamiento, la calidad y la estabilidad de la producción alimentaria de la UE.

Los impactos del cambio climático en el sector agrario han sido evaluados en los últimos años tanto a nivel Europeo y nacional como a escala regional. Por tanto, es posible identificar y delimitar las principales consecuencias climáticas clave para la agricultura y la ganadería.

La vulnerabilidad al cambio climático varía según la región de Europa y dependiendo de la exposición a las presiones adversas del clima y la capacidad de encontrar soluciones adaptativas. Es por ello que el cambio climático podría ampliar aún más las diferencias de los impactos en la agricultura y ganadería que existen entre diferentes áreas rurales de Europa. Varios estudios europeos ya han identificado diferentes impactos para los distintos sistemas agrarios (ganadería, tierras arables y cultivos permanentes), poniendo de manifiesto los riesgos y oportunidades para la agricultura y la ganadería dentro de cada una de las Regiones de Riesgo Climático de la UE. Toda esta información se ha recopilado en un Informe Inicial que abarca las cuatro principales Regiones de Riesgo Climático de la UE. Dicho informe se ha enriquecido gracias a la contribución de expertos regionales, garantizando así que se abordan también los problemas climáticos específicos a nivel regional

Catálogo Preliminar de Medidas de Adaptación Sostenibles. En cada uno de los sistemas agrarios (ganadería, tierras arables y cultivos permanentes) existen medidas potencialmente aplicables de adaptación sostenible. Sin embargo, debido a razones técnicas, económicas o de otra índole, la efectividad de estas medidas puede no ser la misma según la región. Por este motivo, se ha realizado una revisión y examen de la literatura disponible a nivel europeo y nacional sobre medidas de adaptación, y se han recopilado dichas medidas en un Catálogo que alimentará la herramienta que se creará en el proyecto.

Las medidas de adaptación se han clasificado usando categorías amplias como conservación del suelo, agua y eficiencia de riego, mejora de infraestructuras ecológicas y diversidad genética, que son además citadas con frecuencia en los Planes Nacionales de Adaptación de los 28 Estados Miembro de la UE. Para asegurar la coherencia con respecto a otras normativas europeas y nacionales se han examinado los impactos cualitativos para cada una de las medidas.

Posteriormente, las medidas son clasificadas de acuerdo a tres categorías usando el modelo de ESR para la Eficiencia, Sustitución y Rediseño (Hill et McRae, 1995), ayudando de este modo a analizar el grado de cambio de un sistema.

Como resultado de esta acción, se ha generado un Catálogo de Medidas de Adaptación enfocado a cada una de las cuatro Regiones de Riesgo Climático de la UE y diferentes sistemas agrarios.